11 alimentos que puedes congelar pero no lo sabías

28/02/2018 - 4:43 16924 Views

¿Eres de las personas que en el freezer tiene solo hielo, helados y los alimentos que ya venían congelados del supermercado? ¿De verdad? Presta mucha atención porque este artículo podría darte la clave para aprovechar mejor este fantástico electrodoméstico y ayudarte a ahorrar mucho tiempo y dinero.

Todos conocemos la utopía doméstica de dedicar un día a cocinar para toda la semana y meter todo en el freezer pero, hay que admitirlo, no todos somos así de organizados ¿verdad? Sin embargo, un problema muy común, sobre todo de quienes tienen una vida agitada, es el desperdicio: muchas veces compramos alimentos que no llegamos a consumir por diferentes motivos y que luego debemos tirar a la basura… una pena y un desperdicio sin sentido. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? En las páginas siguientes descubrirás que puedes congelar muchas más cosas de las que pensabas y sin demasiado esfuerzo, así podrás comprar menos, tirar menos y ahorrar más sin perder tiempo.

1) El café

Vierte el café que sobra en la cubetera de hielo y luego pon los cubitos en un recipiente que sea cómodo para conservar en tu freezer. Así podrás aprovechar ese café que queda en la cafetera sin que nadie lo tome y, además, cuando quieras tomar un café frío podrás hacerlo sin tener que aguarlo con cubitos de hielo. Te recomendamos no poner en el freezer el café (ni ningún otro alimento) cuando todavía está caliente ya que esto podría dañar tu electrodoméstico. 

2) El yogurt

Lo que es desesperante de los smoothies, es que una vez que llegas a mitad del vaso casi todo el hielo se ha fundido y no queda más que agua. Para resolver el problema, puedes hacer unos cubitos de hielo con el yogurt, natural o del gusto que prefieras. Cuando hagas un smoothie, mete el cubito con el resto de los ingredientes en lugar de los cubitos de hielo. Es importante recordar congelar el yogurt recién comprado, sin dejar que pasen varios días ya que si está muy cerca de la fecha de vencimiento, podría adquirir un gusto ácido luego del congelamiento. 

3) Decoraciones para los cocktail

Para añadir color y originalidad a vuestros cocktails, puedes utilizar hierbas y alimentos coloreados: rellena las cubeteras con un poco de menta, flores comestibles o incluso mejor, unos trocitos de fruta, para luego recubrirlos con agua. Esto dará un toque especial a tus cocktails que todos apreciarán. Un consejo a tener en cuenta es no nolvidarnos del sabor del producto congelado ya que, cuando se disuelva el hielo, se mezclará con los sabores de la bebida así que es importante tener en mente la combinación. Una solución muy original son los bastoncitos de hielo con lavanda, rosa y hierbas: añaden un toque muy especial y le darán a vuestro cocktail un delicado perfume provenzal. 

4) Los restos de vino

Siempre es recomendable beber con moderación… ¿pero si el vino es muy bueno y no llegamos a terminarlo? ¿Lo tiramos? ¿Lo dejamos que se oxide? ¡Nada de eso! lo puedes poner en las cubeteras. Seamos realistas, no tendrá el mismo sabor que apenas abierto, pero será perfecto para cocinar o hacer una riquísima sangría en verano o un vino especiado en invierno. Lo puedes conservar por un máximo de seis meses. Por otro lado, si tienes un vino blanco que necesitas enfriar rápidamente puedes envolverlo en dos o tres capas de papel de cocina mojado y meterlo en el freezer.  ¡En pocos minutos estará a la temperatura perfecta! 

5) El jugo de limón

¿No tienes nada de ganas de exprimir un limón a la mañana apenas te levantas? ¡Te entiendo perfectamente! Una buena solución es la de hacer cubitos de hielo con el zumo. Exprime el limón y viértelo en la cubetera, será perfecto para continuar con la costumbre super saludable de empezar el día con agua y limón. Ten en cuenta que el jugo fresco recién exprimido se deteriorará en uno o dos días, si lo congelas, durará mucho más. 

6)El agua de coco

Si la pulpa del coco es un alimento con alto contenido de grasa vegetal, no podemos decir lo mismo para su agua que no contiene una porción elevada de lípidos. En los últimos años el agua de coco ha sido comercializada como bebida energética natural, con un bajo contenido de grasas, carbohidratos y calorías, pero con una buena concentración electrolítica. Es optima para la rehidratación de los deportistas porque es rica en potasio. Para tenerla siempre a mano, congélala en vuestras cubiteras para el hielo y disfrútala con la bebida que prefieras. Los cubitos de agua de coco deben consumirse en 60 días desde el congelamiento. 

7) El chocolate amargo

¡Te proponemos un postre fácil, rápido e ideal para congelar! Para hacerlo, necesitarás solamente 5 minutos y 4 ingredientes. Este postre rico en antioxidantes está hecho con un poco de leche de almendras, polvo de cacao, extracto de vainilla y un poco de chocolate amargo. Pon a fundir el chocolate a baño María con todos los ingredientes, mételo en las cubeteras y, cuando esté frío, mételo en el freezer. Puedes comerlo solo, en los smoothies, con el café o en un chocolate caliente. Un consejo muy importante a seguir es el de evitar que el chocolate entre y salga de la nevera demasiadas veces y que luego se congele. Los cambios bruscos de temperatura modifican la estructura molecular creando esa pátina blanca, que no le gusta a nadie. 

8) El ajo triturado y el jengibre

Para aquellos que adoran los platos asiáticos un cubito de con ajo y jengibre seguramente les encantará. Se pueden triturar los dos ingredientes, mezclarlos bien y congelarlos en las cubeteras. Estos dos alimentos no pierden sabor una vez congelados y además la combinación de ajo y jengibre es considerada como un elixir para la longevidad, porque protege de varios disturbios que pueden atacar al organismo, gracias a sus propiedades antibióticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Una posibilidad es crear unas infusiones con estos cubitos congelados, añadiéndole limón. El compuesto deberá ser bebido por varios días (al menos dos semanas) a primera hora de la mañana, con el estomago vacío. 

9) La clara de huevo

Desde el momento en el que es posible congelar huevos enteros, ¿por qué no congelar las claras de huevo? Hay realmente muchas recetas que necesitan de las yemas de los huevos y nos dejan sin saber que hacer con las claras… ¡no dudes entonces en congelarlas! Para hacerlo mezcla las claras y dejad al menos 1,5 cm de espacio entre la mezcla y la tapa del contenedor, porque éstas tienden a aumentar de volumen durante la congelación. Las claras crudas congeladas, una vez fuera del congelador, tienen un sabor agradable, pero se aconseja congelarlas cocidas porque sino se perderían una gran parte de las propiedades organolépticas típicas de este alimento. 

10) Las fresas recubiertas de chocolate

Estas pequeñas delicias son simples de realizar, muy bonitas de ver, y además, son muy románticas. Lava las fresas que luego se utilizaran enteras, o córtalas por la mitad si son muy grandes. En una ollita deja que se funda el chocolate a baño María, y viértelo después en las cubeteras para el hielo. Introduce en cada compartimento una fresa y cubre con más chocolate. Finalmente no queda más que meterlo todo junto en el congelador y esperar a que el chocolate se solidifique. Una receta sabrosa, veloz, y que evitará desperdiciar alimentos caros como las fresas (especialmente si las compras fuera de temporada!). Perfectas como acompañantes del helado. 

11) Los alimentos para recién nacidos

Este truquito forma parte de las buenas ideas que todos los padres deberían saber porque les haría ahorrar mucho tiempo precioso. Congelar los alimentos para bebés es completamente seguro y se conservan todos los nutrientes necesarios para nuestros queridos recién nacidos. Mete siempre una porción de estos alimentos en tu congelador y para tener un buen stock y que ¡no te falten nunca!. Acuérdate de enfriar los alimentos, antes de congelarlos y de utilizar unos envases para una dosis individual. Una buena idea es etiquetar cada envase, para no olvidarse de lo que hay en su interior y registrar la fecha de confección. Caldo y papillas se conservan durante unos 3 meses en el congelador, luego caducan. Para descongelar bastará pasar del congelador al refrigerador los envases durante algunas horas, o sino a baño María. No descongeléis a temperatura ambiente.

Si te ha parecido útil este artículo ¡compártelo con tus amistades en Facebook!