5 consejos para mantener la casa fresca durante el verano

02/07/2018 - 4:04 594 Views

No todo el mundo tiene la suerte de tener un aire acondicionado y a menudo, durante los días más calurosos, un simple ventilador no alcanza para refrescar la atmósfera de casa.

¿Entonces, cómo podemos resolver el problema del calor sofocante y del efecto sauna? Cada uno tiene sus propias técnicas, más o menos efectivas.

Sin embargo, incluso si no se posee un aire acondicionado, es posible refrescar el ambiente con algunas precauciones pequeñas y simples. Algunos ejemplos? Una manera de mantener fresca la casa es usar cortinas blancas, que reflejan los rayos del sol. Aunque no ayude exactamente a disminuir la temperatura, cubrir los sofás con sábanas blancas puede crear un efecto agradable en el hogar.

Y aunque no todos pueden permitirse comprar un aire acondicionado, con un poco de ingenio es posible crear uno en casa. ¿Cómo? Colocando simplemente un recipiente de agua fría con hielo frente al ventilador encendido: un método súper efectivo para esparcir aire fresco por toda la casa.

Descubramos en las siguientes páginas otros 5 trucos para mantener la casa fresca durante el verano

5) No abras las ventanas durante las horas solares

Con el aumento de las temperaturas, un error en el que a menudo se tiende a caer es abrir las ventanas durante las horas más calurosas del día. En cambio, se deberían abrir solamente por las noches o bien temprano en las mañanas. El consejo es cerrar persianas, contraventanas y ventanas antes de ir a trabajar, para evitar encontrarse con la casa a mil grados cuando se regresa a casa.

4) Pon plantas en el balcón

Un gran efecto refrescante para toda la casa es consecuencia de poner plantas pequeñas y plantas trepadoras en el balcón, que son capaces de hacer de pantalla contra los rayos del sol, reduciendo la sensación de calor. En este sentido, una ayuda adicional puede ser poner cortinas, que sin dudas se deben dejar abiertas durante todas las horas de exposición al sol.

3) Evitar la humedad

Incluso en verano, la humedad no es saludable para el hogar. La ducha da una sensación de refresco temporal, ya que el aumento de la humedad hace que la sensación de calor se sienta aun más. Es mejor ducharse durante las horas menos calurosas del día y evitar colgar las toallas mojadas en la casa o dejarlas en el baño.

2) Cocinar “en frío”

El calor del verano es un tiempo para consumir platos fríos y poco elaborados. Para evitar que la temperatura de la casa aumente aún más, es mejor evitar encender hornos y hornallas y optar por platos fríos a base de frutas y verduras crudas, como las ensaladas, los embutidos magros o los quesos.

1) Apagar las luces

También las luces contribuyen a sobrecalentar la casa. Por ello, durante el verano, es aconsejable mantenerlas apagadas el mayor tiempo posible, sobre todo porque la luz solar dura un mayor número de horas. Además, se deben evitar tener prendidas computadoras, televisores, reproductores de DVD, estéreos y otros instrumentos y aparatos electrodomésticos más allá del tiempo necesario.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo en Facebook con tus amigos!