El corrector: todos los secretos que una mujer debe conocer

07/08/2018 - 3:41 2362 Views

El maquillaje tiene muchos secretos, pero uno de los elementos fundamentales es el queridísimo corrector. Generalmente viene en un frasco pequeño y discreto y nos ayuda a disimular muchas cosas como las ojeras después de una parranda (o el lunes a la mañana), el acné, manchas, pero… ¿sabes exactamente como aprovecharlo?

En este artículo te contaremos varios aspectos a tener en cuenta para que el corrector funcione perfectamente y tantos otros usos que no conocías. Qué tipo elegir (viene en muchas presentaciones) y también cual es el color adecuado para cada tipo de imperfección que debamos cubrir. Hay algunos trucos pequeños y fáciles que pueden realmente lograr una diferencia en tu maquillaje diario o en el que te aplicas para salir de noche. Los usan también las maquilladoras de las estrellas, las cuales logran hacer con ellos milagros con las caras de las actrices, quienes deben brillar obligatoriamente durante las grandes veladas.

¿Tienes el espejo a mano? ¡Empecemos!

10) Primero la base, luego el corrector

Esta es la regla numero uno del maquillaje. El primer elemento que se debe aplicar sobre la cara es la base, e inmediatamente después el corrector para cubrir todos los defectos de la piel, como las líneas finas, las manchas, las ojeras y los granitos. Esto se debe a que, si vas a aplicarlo primero, cuando intentes ponerte a continuación la base, te quitarás la mayor parte del trabajo que has realizado con el corrector. Por ello, es mucho mejor invertir el orden de su aplicación.

9) Adiós a las sombras de ojos en polvo que ensucian

Otro truco infalible es extender una punta de corrector sobre el párpado antes de pasar a aplicar la sombra para los ojos. Esto asegurará que no caiga más de ese polvo molesto que te encuentras indefectiblemente debajo de los ojos y que, tan pronto como pasas un dedo por encima, ensucia por todas partes. Este método también es útil para homogeneizar el color del párpado y para preparar la base para una aplicación exitosa de la sombra de ojos. En el mercado puedes también encontrar productos específicos para esta operación, llamados justamente “primer”.

8) El corrector no es de color carne solamente

Sin duda, el más conocido de los correctores es el clásico de color beige, carne, que se adapta al tono de la piel; pero uno debe saber que existen otros correctores, de los cuales uno puede obtener aún más beneficios. En el mercado puedes encontrar correctores de colores, que funcionan teniendo simplemente en cuenta la paleta de colores. Es decir, dependiendo del color que tengamos que cubrir, usaremos el color complementario.

Por ejemplo, un grano rojo tendrá que cubrirse con un corrector verde, las ojeras de color púrpura con un color amarillo, mientras que las manchas oscuras se aligerarán con un corrector que se aproxime al color blanco. En este caso, todo se cubrirá luego con la base, aplicando un toque encima para no quitar el color de abajo.

7) Ocultar la hinchazón de los ojos

Otro truco brillante, simple y rápido, es aplicar en el dorso de la mano una punta de crema, una punta de corrector y una gota de iluminador. Luego, preferiblemente con un pincel, debes mezclar los tres elementos y, cuando estén perfectamente mezclados, puedes aplicar el producto obtenido sobre el párpado inferior, sobre el superior y también debajo del arco de la ceja. Por ultimo, puedes finalizar con la aplicación de un poco de polvo transparente.

6) Corrector y pañuelitos tissue

Cuando una se maquilla es siempre útil tener a la mano pañuelitos tissue o, mejor aún, algunos algodoncitos desechables y, si no, si no tienes nada más, incluso un pedacito de papel higiénico puede hacer su trabajo. Si el corrector que has usado es en crema o líquido, o si la crema que has usado como base resulta ser muy grasosa, una buena técnica es aplicar un poco de papel absorbente directamente sobre la piel para que se seque el elemento parte aceitoso. Incluso es mejor si, una vez que te has aplicado el trozo de papel sobre la cara, cepillas el papel suavemente con un poco de polvo. Tu piel volverá a tener un fantástico efecto mate.

 

5) Ajustar el delineador de ojos

El corrector también puede ser de ayuda en aquellas operaciones que van más allá de cubrir los defectos de la piel, como por ejemplo, para borrar cualquier mancha producida por el delineador de ojos. Una vez que hayas terminado de efectuar la línea negra, si quedan errores o imprecisiones, las puedes cubrir tomando otro cepillo limpio, sumergiéndolo en el corrector y utilizándolo para eliminar los defectos, logrando así que el delineado sea perfecto.

 

4) Corregir el lápiz labial

Lo mismo que hemos descrito anteriormente se puede hacer también para corregir los defectos producidos por la aplicación del lápiz labial. Una vez hayas terminado de ponerte el lápiz labial, el brillo de labios,  el “rouge à lèvres” y hayas secado todo con un pañuelo de papel para absorber el exceso de color, puedes, como en el caso delineador de ojos, bañar un cepillo limpio en el corrector y comenzar a delinear el contorno del labio externo . Esto no solo hará que tu boca parezca bien definida, sino que también le dará un efecto volumen, especialmente en la parte superior.

3) Labios voluminosos

Este es otro secreto muy amado por las mujeres. ¿Quién no sueña con tener los labios de Angelina Jolie o de Jessica Biel? A menos que desees recurrir a una cirugía estética, puedes adoptar algunos trucos pequeños. Este es uno de esos. Antes de aplicar el lápiz labial, aplica el corrector en el centro de los labios, tanto en el labio superior como en el inferior, y luego aplica como de costumbre tu tono preferido. Si deseas obtener un efecto XL aún mayor, al final puedes estirar su forma con una punta de brillo de labios, pero siempre y solamente en el centro de los labios.

 

2) Levantar el arco de las cejas

Como quizás muchas chicas ya saben, los colores claros y aquellos nacarados tienen el efecto óptico de aumentar y resaltar las formas, mientras que los oscuros las contraen y excavan. Esta técnica es la base del contouring, es decir del modelado de la cara. El corrector puede ser también de ayuda para poner en práctica esta técnica. Un área adecuada para ello es la del arco de las cejas; aplica una capa de corrector, es mejor si iluminas arriba y debajo del arco de la ceja, y luego golpea con la yema de los dedos, hasta que el corrector quede bien extendido.

2) Se necesita más de un solo corrector

Este aliado mágico no puede luchar solo. Esto significa que en tu neceser deberás tener más de un único corrector. Las diferencias de colores existentes en la piel son numerosas, lo que significa que deberás tener al menos tres o cuatro colores diferentes a tu disposición ante cualquier necesidad o eventualidad. Lo que recomendamos es adquirir una única paleta que posea todos los colores que podrías necesitar, así los tendrás ya todos juntos.

Si encuentras este artículo interesante, compártelo en Facebook con tus amigas >>