10 Trucos Importantes Para Extender La Vida De Tu Smartphone

12/06/2017 - 12:00 2468 Views

cuidar el smartphone

Hay muchos trucos que se pueden poner en práctica para extender la vida de su smartphone y asegurarse de que el teléfono que estamos utilizando dure más de unos pocos meses. Así que aquí está una lista de pasos a seguir y que son válidos para todos los dispositivos, independientemente de la marca y modelo: que su smartphone sea caro o barato, vale la pena descubrir los secretos que le permiten mantener su rendimiento a un nivel más que bueno, incluso con el paso del tiempo. Aquí tienes los pequeños trabajos de mantenimiento menores (y secretos) a tener en cuenta.

10) Apagar el aparato regularmente.

El primer truco para prolongar la vida de tu smartphone es habituarte a apagarlo al menos una vez por semana, para que la batería dure más tiempo. Si no adoptas esta medida, no sólo la batería necesitaría más tiempo para cargar, si no que también se descarga aún más rápido. Un buen consejo es apagar el smartphone siempre el mismo día, por ejemplo, los domingos, para recordar que siempre sea el mismo día. Aquí están los otros nueve trucos.

2

9) Cuidado con el WiFi siempre activado.

Otro consejo es que nunca dejes el wifi y el bluetooth siempre encendidos: como podrás imaginar, sería un gasto innecesario. Además, en el momento cuando la conexión está abierta sin que se utilice, la batería se consume más, de modo totalmente superfluo.

8) Evitar las condiciones extremas.

El cuidado de tu teléfono también significa abstenerse de someterlo a pruebas prohibitivas: por ejemplo, la de sobrevivir en condiciones climáticas y ambientales extremas. No todos los teléfonos son capaces, por ejemplo, para soportar las altas temperaturas de los días más calurosos del verano, el ideal sería utilizar el teléfono sólo cuando el mercurio del termómetro está por encima de los cero grados y menos de los treinta.

3

7) Nunca lo dejes toda la noche enchufado al cargador.

Uno de los errores más comunes es dejar el teléfono cargando durante toda la noche, no sólo porque es un desperdicio, sino también porque este comportamiento, a consecuencia del cual permanece enchufado incluso cuando el teléfono ha terminado la recarga, puede dañar la batería.

6) Tener siempre la batería al 100%.

A diferencia de lo que se podría pensar, las batería de iones de litio de los teléfonos inteligentes dan lo mejor de sí mismas cuando su carga está entre el 50 y el 80%. Si se puede, por lo tanto, es mejor evitar cargar totalmente el teléfono y tratar de mantener la batería en los niveles indicados. Al igual que cuando comes: no hay que exceder, pero tampoco quedarse con hambre.

4

5) Solo hay que usar cargadores oficiales.

Puede parecer trivial que recomendemos de utilizar sólo los cargadores originales pero en realidad hay muchas personas, especialmente en condiciones de emergencia, que se adaptan a usar cargadores diseñados para otros modelos: bueno, es un comportamiento incorrecto y debe ser evitado.

4) Apagar las aplicaciones para la localización.

Otro consejo que puede extender la vida de tu smartphone es el que sugiere apagar las aplicaciones para la ubicación siempre que no las necesite.

5

3) Cuidado con los malintencionados.

Un smartphone es un símbolo de bienestar: un objeto costoso que, como tal, puede llegar a ser el blanco de ladrones y malintencionados. Así que ten cuidado, no alardees y no lo expongas con demasiada facilidad, sobre todo si se frecuentan sitios que podrían ser considerados en situación de riesgo.

2) No olvides la contraseña.

La seguridad es un tema clave: por eso, es esencial que pongas una contraseña, así tendrás la seguridad de que nadie más tenga acceso al teléfono o lo utilice. En 2013 una búsqueda de Apple encontró que la mitad de las personas que utilizan un iPhone no protegen su dispositivo con un código de seguridad: ¡mejor no seguir su ejemplo!

6

1) Cuidarlo en general.

No debemos pensar que un smartphone es un objeto como cualquier otro: al fin y al cabo se trata de un dispositivo tecnológico, y por mucho que haya sido diseñado para ser resistente sigue siendo muy delicado. Tratarlo como si fuera de cristal podría ser un poco excesivo, pero sin duda es fundamental prestar atención: eso quiere decir, por ejemplo, que hay protegerlo con una funda adecuada, evitar los golpes y mantenerlo limpio, eliminando el polvo y la suciedad.