El Laurel: una planta aromática con miles posibles recursos

14/06/2018 - 3:21 25 Views

El laurel es una planta que a menudo se usa en la cocina para perfumar y mejorar los platos de carne y pescado: en el pasado, se usaban tanto las bayas como las hojas, mientras que hoy se tiende a preferir sólo estas últimas.

De todos modos, se trata de un ingrediente natural que posee múltiples propiedades beneficiosas para el cuerpo, propiedades que todos deberían conocer.

Las hojas y las bayas de laurel contienen en diversos porcentajes un aceite esencial (las primeras contienen de 1 a 3% de aceite esencial, mientras que las segundas pueden contener hasta un 10%) compuesto por geraniol, cineol, eugenol, terpineol, felandreno, eucaliptol, pineno, elementos que poseen propiedades apetitivas (es decir, que estimulan el apetito), digestivas y carminativas (en síntesis, un remedio que elimina el aire que se ha acumulado en el estómago y el intestino).

En resumen el laurel, además del perfume, posee muchas propiedades adicionales y no es casualidad que fuera muy conocido y apreciado ya por los griegos y los romanos, que, por otra parte, lo asociaban a la gloria, al éxito y a la fama (como lo demuestra el hecho que los poetas fueran identificados con coronas de laurel).

4) Las virtudes del laurel

Los méritos del laurel y de sus virtudes se deben a la presencia de sustancias que cuentan con importantes propiedades curativas y a la concentración de determinados aceites esenciales. No se debe olvidar, además, que el laurel se puede cultivar con gran facilidad, incluso si uno no es exactamente un experto en jardinería: no se necesita gran habilidad para poder hacer crecer una planta exuberante y, de hecho, es recomendable tener una de ellas en la terraza o en el balcón.

3) Por qué quemar el laurel

Quien quiera generar una atmósfera agradable y relajante debe intentar quemar las hojas de laurel: de hecho,  una de las propiedades más importantes de esta planta se debe a su capacidad para relajar la mente. Obviamente, para que las hojas se quemen es necesario que estén secas: no se puede pensar en separar las hojas de la planta y quemarlas en este momento. El consejo es que se corte una rama y se la cuelgue en algún lugar seco de la casa, preferiblemente boca abajo, para que el agua que contiene se evapore y reste solamente en las hojas el aceite esencial que lo compone. Como se puede imaginar fácilmente, una hoja abundante en aceite y libre de agua, se quema mucho mas rápidamente.

2) Cómo hacer

Y bien, entonces, para recrear un ambiente agradable y tranquilo en casa, y no solo para perfumar las habitaciones, no existe nada mejor que las hojas de laurel quemadas: basta tomar cinco o seis hojas, romperlas con las manos y dejarlas caer en un brasero. Luego se puede encender la llama: es necesario elegir un brasero apropiado, capaz de soportar el calor de las llamas (un candelabro o un brasero de incienso será más que adecuado).

1) Las bayas

No se deben olvidar tampoco las bayas: son útiles y efectivas, en especial, para el tratamiento de la congestión del tracto respiratorio, de la tos grasa y de la producción excesiva de moco. Estas bayas son perfectas incluso si se trata de una sinusitis, de un resfriado o de una rinitis, cuyos síntomas pueden ser aliviados fácilmente  y en el curso de un breve tiempo. Las bayas se cosechan durante la primavera, cuando están verdes y frescas: luego se deben dejar secar sobre una hoja de papel absorbente. Una vez deshidratadas se pueden meter en un frasco de vidrio, que debe ser almacenado en la oscuridad: de este modo, las bayas mantendrán sus propiedades al menos por un año, manteniendo al seguro todos sus beneficios.