Lavado en seco: 3 consejos para hacerlo en casa

08/06/2018 - 12:53 1167 Views

Cuando tenemos que lavar prendas particularmente delicadas preferimos confiar en las manos expertas de una tintorería, al fin de evitar posibles daños irreversibles en los tejidos. En particular, el lavado en seco es adecuado principalmente para las prendas de lana o seda y consiste en una técnica muy específica: lavar en la lavadora con un disolvente especial, sin utilizar ni siquiera una sola gota de agua.

Las lavadoras especiales utilizadas por las tintorerías permiten lavar con disolventes, eliminando las manchas y desengrasando sin necesidad de usar agua. Si bien ciertos lavados deben efectuarse prestando una mayor atención, también pueden ser realizados en casa, ahorrándose uno entonces los gastos de la lavandería, del detergente y de la energía eléctrica.

El lavado en seco de la ropa se puede hacer con productos naturales y fáciles de hallar, como el vinagre de vino blanco, el agua, el limón, la sal y el bicarbonato de sodio. Para el lavado en seco “hágalo usted mismo” se necesita también un paño de tela blanco y un paño de microfibra.

En las páginas siguientes descubriremos cómo efectuar este lavado ¡casi sin gastar un céntimo!

3) Lea las etiquetas

Antes de realizar algún lavado, es necesario revisar las etiquetas de la ropa para verificar que éstas puedan ser realmente adecuadas a la técnica en seco. Una prenda de vestir que sea apta a este tipo de lavado se distingue por un símbolo con un circulo sobre la etiqueta, en la cual a menudo se incluye también otra información adicional, como, por ejemplo, el tipo de disolventes que no se puede utilizar sobre tal prenda. Aquí arriba hemos adjuntado una tabla con todos los símbolos que corresponden a la técnica de lavado en seco que se pueden encontrar en las etiquetas de nuestros vestidos. ¿No resulta mucho más claro ahora?

2) Proceda con el lavado

Para el lavado en seco se usan generalmente solventes, como el hipercloroetileno, que resultan sin embargo difíciles de encontrar en el mercado. Una alternativa válida son entonces los ingredientes naturales, más delicados y menos dañinos que aquellos solventes químicos. Para quitar las manchas de la ropa, el procedimiento es muy simple: después de haber colocado los vestidos sobre un lugar de trabajo cubierto adecuadamente por una lona encerada, se debe efectuar una ligera ​​ presión sobre las manchas con un bastoncillo de algodón empapado con agua con gas, vinagre de vino blanco y bicarbonato de sodio. A continuación, se deben limpiar las prendas con un paño blanco y húmedo, antes de dejarlas secar al sol, evitando la exposición directa. El planchado debe llevarse a cabo siguiendo las indicaciones de las etiquetas.

1)  Lavado alternativo

En ausencia de manchas notorias, las prendas pueden ser lavadas con una solución aún más delicada, a base de jugo de limón y sal. El compuesto obtenido, de consistencia cremosa, debe ser frotado suavemente sobre las áreas afectadas por las manchas y se lo debe dejar actuar durante aproximadamente una media hora. Después de quitar esta sustancia limpiadora, las prendas pueden ser lavadas nuevamente con un paño de microfibra blanco, ligeramente humedecido con agua limpia y fresca.