Mejillones a la pimienta, la simplicidad en la mesa

02/08/2018 - 5:19 1278 Views

Los mejillones son uno de los moluscos más famosos en todo el mundo. Mariscos que se conservan entre dos conchas negras, los mejillones contienen un sabor y un aroma únicos.

Plato que de inmediato nos trae a la mente el sabor del mar y el recuerdo del verano, el molusco con caparazón negro puede ser preparado de muchas maneras diferentes. Gratinados en el horno, sin cáscara y utilizados como base para una salsa de tomate “marinara” o incluso combinados con el queso. Son un clásico de la cocina francesa.

Pero, ¿existe realmente algún modo de cocinarlos de una manera simple y que contribuya a preservar su sabor característico y que, sobre todo, no nos haga pasar mucho tiempo detrás de las hornallas?

Cuando se trata de cocinar con simplicidad, generalmente esa resulta ser el mejor camino para obtener excelentes resultados. Especialmente en este caso, en el cual el mejillón es una materia prima un poco compleja para trabajar, se desea tener recetas rápidas pero que posean también un resultado seguro.

A partir de estas suposiciones, uno solo puede pensar en los súper simples y gustosos mejillones a la pimienta. 

El ingrediente principal: los mejillones

El ingrediente principal para realizar los mejillones a la pimienta solo pueden ser, obviamente, los ya mencionados moluscos. El paso más importante de esta receta es justamente comprar mejillones de buena calidad y luego limpiarlos adecuadamente. Se conocen muchos métodos para limpiarlos. Podemos hacernos ayudar por el pescadero, usando las máquinas de limpieza que ellos poseen, o proceder a mano. Lo importante es eliminar los residuos con instrumentos adecuados al fin de eliminar completamente las barbas.

Cómo hacer que los mejillones no se sequen

La cocción de los mejillones a la pimienta no es para nada difícil, pero debes manejar bien los tiempos de cocción para evitar que el marisco se seque y pierda sabor. Si se comerán como aperitivo, para 4 personas será suficiente con 1 kg de mejillones. Luego se necesitará solamente un diente de ajo y medio vaso de vino blanco. Finalmente, una buena pimienta negra, mejor si es en granos, para que sea molida en el momento, e incluso algunas rodajas de limón para usarlas de decoración.

La cocción

Para cocinarlos se necesita usar una olla alta. Tienes que calentar un poco de aceite de oliva y hacer dorar en él un diente de ajo picado. Tira en la olla los mejillones limpios y esfúmalos con el vino blanco. Cubre y haz cocer los mejillones a fuego alto hasta que se abran, con unos 5 minutos serán suficientes. Luego tienes que apagar el fuego y agregar pimienta en cantidad abundante y algunas rodajas de limón para darle aroma. Déjalo descansar en modo cubierto por otros 5 minutos y luego mézclalo todo. Sírvelos calientes.

Si te gustó la receta, ¡compártela con tus amigos en Facebook!