La posición en la que duermes revela quién eres realmente: el estudio

10/07/2018 - 5:11 5938 Views

Cada uno de nosotros duerme en una posición particular, pero existen algunas posiciones que se usan más y que han sido, en primer lugar, categorizadas y, en segundo lugar, cuidadosamente analizadas.

Las investigaciones se han centrado en la interesante conexión existente entre la manera en que dormimos y nuestra psique: fue el profesor Chris Idzikovski, director del Sleep Assessment and Advisory Service  de Londres,  quien dirigió el “Learn to sleep well”, es decir el “Aprende a dormir bien “, un análisis psicológico de las posiciones usadas a lo largo de la noche.

De hecho, al estudiar el sueño de un conjunto parcial de población compuesto por mil voluntarios, los resultados han sido en verdad sorprendentes. ¡Bien demostrado el famoso dicho “in vino veritas”, aquí se demuestra la verdad!

Cuando el cuerpo descansa, entonces sí, es posible descubrir la verdadera esencia de un individuo. El equipo inglés demostró que los hombres y las mujeres analizados, que solían abandonarse en los brazos de Morfeo, podían ser comparados con el perfil psicológico que había surgido durante sus entrevistas.

1) La posición fetal

Es esta la postura más comúnmente utilizada para descansar: con el gran numero del 41% de los voluntarios, la posición fetal resulta en efecto la más común. Los brazos y las piernas acurrucados hacen que el individuo regrese al vientre de su madre, cuando todo se encontraba bajo su protección y perfectamente como debería ser. Durante el sueño, el deseo de todas estas personas era el de ser tranquilizados y mimados. Por ello, las personalidades más sensibles eligen dormir así, personalidades que a menudo corresponden a las personas que en apariencia  resultan más frías y superficiales.

2) La posición estrella

Esta es la posición menos comúnmente usada y corresponde al 5% de los encuestados. Se entiende claramente de dónde proviene su nombre: el cuerpo está con el rostro hacia arriba, los brazos extendidos en la parte superior y las piernas abiertas, exactamente como una estrella estilizada. Según Idzikovski, quien se queda dormido de esta manera es una persona en primer lugar generosa: la apertura que muestra su cuerpo es una clara indicación. También son personas sociables, para quienes es fácil hacer nuevos amigos, bien dispuestos a escuchar y a ayudar a los demás.

3) La posición en caída libre

Esta posición es opuesta a la anterior, es decir, con el cuerpo boca abajo. De esta manera duerme solamente un pobre 7% (¡podemos pensar que ello se debe a que no es para nada cómoda!), y esto dar la espalda al mundo circundante es una pista que no se debe subvalorar: por un lado, quien descansa así es determinado y apasionado, por el otro tiene un carácter fácil de caer en el enojo, impertinente y atrevido. ¿Pero se deberá que tal vez a que no puedan relajar los nervios acostándose con el cuello en esa posición?

4) La posición del soldado

Boca arriba, con los brazos a los lados, quien duerme de esta manera posee una personalidad reservada e introvertida, no propensa al desorden y a las situaciones confusas. Este 8% declara ser leal, incluso a costa de parecer estúpido, pero al mismo tiempo de exigir el mismo trato de parte de los demás. Estrictos, tranquilos y reservados, quienes que toman la posición del soldado odian las palabras fuera de lugar y quienes rompen las reglas.

5) La posición del investigador

Esta manera de descansar fue denominada de este modo porque el cuerpo se voltea hacia un lado y los brazos se separan del tronco, apuntando a algo externo, como si realmente se estuviera buscando algo. El carácter de los que duermen así (13% de los voluntarios) se ha definido ambiguo: en efecto se observó que los candidatos que se declaraban extrovertidos y sociables durante las entrevistas,  revelaban en realidad una personalidad desconfiada y cínica. Quienes adoptan la posición del buscador suelen tomar decisiones con extrema dificultad y después de una larga reflexión.

6) La posición del tronco de árbol

Nunca lo creerán, pero el 15% de los voluntarios entrevistados duerme… como si fuera un tronco de un árbol. Esta forma de estirarse en la cama es ligeramente diferente de la del soldado (¡igualmente incómoda en nuestra opinión!), y sin embargo oculta el carácter más sociable, más abierto a la vida grupal, más dispuesto a relacionarse y a confiar en los demás.

¿Te pareció interesante nuestro artículo? ¡Compártelo en Facebook!