Transfers: decora tu casa y tus objetos con las transferencias decorativas

03/10/2018 - 5:46 274 Views

En los últimos tiempos, en el ámbito de la decoración, una nueva técnica está ganando terreno: la de los transfers o transferencias decorativas. Pero, ¿de qué estamos hablando? ¿Qué son? ¿Para qué sirven? Y, sobre todo, ¿cómo se hacen?

En este artículo te contaremos no sólo en qué consiste, sino también en qué modos puedes hacerla tu mismo. Notarás que es súper útil, ya que, con ésta técnica puedes pasar cualquier imagen impresa en papel a otros soportes: en efecto, la técnica de los transfers (come bien dice el nombre) sirve para transferir diseños que se encuentran impresos en papel a otro material soporte, como pueden ser las maderas y las telas.

De este modo, podrás decorar y personalizar tu casa y tus objetos en modo más que fácil, si bien necesitarás un poco de paciencia. ¿Tienes una foto o un diseño que adoras que quieres reproducir sobre tus telas o sobre tus muebles? ¿Quieres renovar tus vestidos, muebles u objetos? Pues no lo dudes más: descubramos juntos algunos trucos para realizar en modo simple la transferencia que tu deseas.

Historia de las transferencias: el nacimiento de la técnica.

La técnica de transferir imágenes, diseños o fotografías sobre otras superficies tiene una fecha de nacimiento públicamente reconocida en el mundo del arte: en la década del ‘50, más específicamente a partir del año 1952, el artista estadunidense Robert Rauschenberg empezó a probar esta técnica sobre distintos soportes. En efecto, a este pintor y escultor se le atribuye el desarrollo de este método ya que el mismo se animó a dar un paso más allá de las técnicas habituales del collage, al disponer fotografías (principalmente de periódicos) sobre distintos soportes materiales, como eran la madera, las telas y el papel, con el fin de transferirlas. Colocando tales imágenes hacia abajo, sobre el soporte elegido, el artista lograba transferirlas frotando sobre la imagen un trapo humedecido con disolvente.

Si bien seguramente otros artistas hayan efectuado transferencias similares también con anterioridad, Rauschenberg fue el primo en experimentar con ésta técnica en modo sistemático. De este modo, se puede decir que las primeras transferencias son de su invención: con su técnica de frotación con disolvente, los diseños o fotografías ya no debían quedaban pegadas, sino que se grababan en el nuevo soporte, imprimiéndose, y pasando a formar parte de él.

Qué son las transferencias decorativas y para qué se usan

La técnica de transferencias es una técnica decorativa que se ha desarrollado en gran medida en los últimos 50 años. Es un modo de transferir imágenes, dibujos, fotografías, etc. sobre otro soporte, “imprimiéndolo” en él. Ya desde los años 60 éste método adquirió grande popularidad, porque permite personalizar y renovar diferentes vestidos, muebles y objetos en modo fácil y veloz, con materiales asequibles. Por ejemplo, si tienes camisetas, vestidos, pantalones o camperas que quieres renovar, esta técnica es perfecta: te permitirá crear prendas originales y únicas, estampando con el diseño que desees los tejidos y dándoles nueva vida.

Pero no sólo: también podrás reinventar los muebles de tu casa o crear nuevas obras de arte. Con un poco de paciencia e imaginación, podrás diseñar nuevos objetos y redecorar tu casa como un verdadero profesional: podrás elegir las imágenes, los colores y los diseños que más te gusten y imprimirlos en donde desees.

 

¿Cómo hacer las transferencias?

En la actualidad existe más de una técnica para transferir cualquier diseño o imagen impresa a otro soportes, como son el papel, la tela, la terracota o la madera. Estas técnicas han ganado mucho terreno, siendo implementadas y reinventadas tanto en el ámbito de la decoración como en el de las manualidades. Sin embargo, si bien estos métodos permiten transferir cualquier imagen, ya sea a color o en blanco y negro, esta imagen debe haber sido impresa con una impresora laser o con una fotocopiadora de esas que se utilizan en las tiendas de reprografía. Es decir, y esto es fundamental, que este tipo de transferencia no puede realizarse si la imagen elegida ha sido impresa con una impresora con chorro de tinta.

Pero, ¿cuáles son estas técnicas? ¿Cómo se pueden implementar?

Las técnicas más usadas para realizar transferencias son principalmente tres:

1. Transfer con un gel médium líquido: este método es el más famoso, aunque si bien no es el más simple. Para realizar la transferencia, con una brocha se debe aplicar un gel médium en estado liquido sobre la imagen que queremos reimprimir. Una vez pasado el gel, se debe esperar al menos 24 horas para estar seguros que la imagen se ha fijado y también secado. Una vez pasado este lapso de tiempo, con la imagen ya traspasada, el papel se podrá quitar frotándolo simplemente con un trapo o una esponja húmeda.

2. Transfer con un rotulador: en este caso el proceso es realmente simple y fácil de realizar. Solamente debes colocar la fotocopia o el papel con la imagen con la cara impresa boca abajo, sobre el soporte elegido. Se debe presionar bien el papel y luego pintarle el dorso con un rotulador, en modo tal que toda la imagen quede a la vista. Para que el diseño se fije al nuevo soporte debes presionar fuertemente con una tablilla o una cuchara, realizando una impresión duradera. Para completar la transferencia con esta técnica innovadora deberás simplemente eliminar el papel, quitándolo con mucha precaución para no arruinar la nueva impresión.

3. Transfer mediante el calor: ésta técnica es muy conocida, si bien puede ser utilizada solamente sobre soportes que sean muy porosos, como son las maderas. Consiste en usar un instrumento caliente, más específicamente un pirograbador con una punta en forma de espátula, presionando – en modo continuo – la punta previamente calentada sobre el dorso del papel con la imagen. Este proceso es un poco más largo y tedioso, así como menos útil para diferentes soportes; en efecto, se debe insistir con la presión de la punta sobre el soporte por un buen rato hasta lograr que la imagen sea nítida y se fije al soporte elegido. Caso contrario, no quedará realmente“impresa”.

4. ¡Utiliza ésta técnica en tu propia casa!

La técnica de las transferencias te permitirá redecorar tu casa con diferentes ideas, motivos y posibilidades: todo tipo de imágenes, a colores o no, pueden ser reimpresas. ¡Hasta las fotografías que más amas! Como hemos mencionado, sirve para una gran cantidad de soportes: tus vestidos, cuadros, muebles, almohadones, macetas, manteles, etc.

Por ultimo, para lograr que tus nuevos diseños y decoraciones no se pierdan ni se arruinen en el tiempo, deberás solo protegerlos con un barniz: recuerda de elegir el barniz correspondiente para cada material (no es lo mismo un barniz para maderas que para telas), ¡de modo tal que tus nuevas decoraciones queden perfectas!

Si este artículo te pareció interesante, ¡compártelo con tus amigos en Facebook!