Zapatos de deporte: 5 soluciones para tenerlas siempre brillantes

11/03/2017 - 12:11 4609 Views
¿Quién no tiene un par de zapatillas en el armario? Que sean de footing, Converse, o que sean Nike a la última moda, con adornos y pedrerías, todas tienen, generalmente, al menos la suela y las puntas blancas y por eso son fácilmente ensuciables por cualquier cosa rocen.



Los zapatos deben ser limpiados y desinfectados con regularidad, pero en el caso de que sean ligeras piezas de goma blanca o de color claro, se deben limpiar casi todos los días, si se quieren lucir siempre como zapatos nuevos.



El problema surge con la elección del detergente; si se utiliza cada día un detergente suave, los zapatos se arruinan sin duda más rápidamente. Así, además de la esponja y del jabón, hay muchos otros trucos fáciles, rápidos, baratos y sobre todo naturales, para mantener los zapatos limpios y como si siempre fueran nuevos; sin que se pongan amarillas o se deterioren con el tiempo.



Vamos a ver los 5 secretos para tener siempre los zapatos más blancos >>



5) Sal gorda



Sin duda, es el ingrediente más barato que hay y que mas o menos todos tienen en su casa. Lo primero que tiene que hacer es cepillar sus zapatos, para eliminar el polvo y la pelusa, luego necesitará una taza de sal gruesa, agua y detergente o desengrasante (de Marsella) que usa habitualmente, pero en cantidades más pequeñas. Después de haber cepillado bien a sus zapatos, frote vigorosamente con la sal gruesa, hasta los interiores y la losa y deje actuar durante una hora. Después de este tiempo, enjuague con agua fría usando el detergente para las manchas más difíciles. Deje secar a la sombra.



4cbd56c09dc99ac4de170b9f671fdd03af6cab0b6183936fc1pimgpsh_fullsize_distr



El articulo continua en la pagina siguiente >>



4) Sal y leche



Se añade otro ingrediente muy barato, la leche. Este mejora el efecto de limpieza de la sal. Además, esta combinación tiene la capacidad de eliminar también las bacterias y los hongos que pueden residir en los zapatos. Lo que les servirá son siempre una taza de sal, 1 litro de leche, 1/2 litro de agua y un poco del detergente habitual. Mezclar todos los ingredientes en un bol y después de haber lavado los zapatos, dejarlos en remojo en la solución y dejar reposar durante aproximadamente 3 horas. Luego frote y enjuague.



4



El articulo continua en la pagina siguiente >>



3) Pasta de dientes



Esta es otra opción viable, que también se utiliza para otras limpiezas. La pasta de dientes. Usted necesitará un cepillo, un paño húmedo y, obviamente, el dentífrico mismo. La técnica es muy simple. Aplique la pasta en el cepillo, como si se cepillara los dientes, y luego comience a cepillar los zapatos, hasta que se empiece a formar espuma y se elimine la suciedad. Insista en todos los puntos y finalmente pase el paño húmedo.



3



El articulo continua en la pagina siguiente >>



2) El bicarbonato de sodio y vinagre



Dos ingredientes reconocidos por todos por su poder de limpieza y desinfección. El bicarbonato de sodio y el vinagre, cuando actúan en simbiosis son dos aliados perfectos. Simplemente vierta 1/2 taza para cada uno de los dos elementos, además de un cepillo. La técnica es muy simple. Hay que mezclar los dos ingredientes, que de inmediato, por una reacción química, generarán una gran cantidad de espuma. aplicar la sustancia en los zapatos cepillar cuidadosamente. A continuación, deje actuar durante al menos 30 minutos, enjuague y deje secar a la sombra.



2



El articulo continua en la pagina siguiente >>



1) Jabón de Marsella



Por último el ingrediente por excelencia utilizado en la limpieza. El jabón de Marsella es totalmente natural, compuesto simplemente por aceite de oliva y bicarbonato de soda. Utilizado desde la antigüedad y por nuestras abuelas. Simplemente con una esponja húmeda pasada sobre una pastilla de jabón, con el fin de generar la espuma natural, va a limpiar sus zapatos. También tiene la ventaja de no atacar el material sobre el que va a actuar, no por nada es un elemento versátil, que también puede utilizarse para cosméticos, tales como limpiadores faciales para las pieles grasas.



1