Cocinar cada día es una misión casi imposible para todas aquellas personas que, por motivos profesionales, se ven obligadas a pasar muchas horas en la oficina o con otros compromisos y, por lo tanto, vuelven a casa tarde todas las noches. Las más organizadas son metódicas y dispuestas a preparar grandes cantidades de alimentos que congelan para poderlo simplemente recalentar en los días siguientes.

Lo ideal sería que lo lográramos todos ya que es un excelente truco para ahorrar tiempo y energías, pero nada sería posible sin la invención del microondas: seamos realistas, nos guste o no, el microondas ha sido nuestra salvación en más de una ocasión.

Pero al mismo tiempo hace falta saber utilizar este increíble aparato de manera sana y consciente para evitar convertir esta ayuda en la cocina en una herramienta dañina.

No todos saben, de hecho, que detrás de la acción de recalentar alimentos en el microondas pueden ocultarse varios peligros para la salud: las ondas pueden alterar sus propiedades, causando efectos nocivos sobre nuestro cuerpo.

Descubramos, en las páginas siguientes, los 7 alimentos que no hay que recalentar >>

7) Pollo

El pollo puede ser fácilmente guardado en la nevera durante varios días, pero sería mejor consumirlo recién preparado o frío. Al recalentarlo, sus proteínas pueden cambiar de composición, causando problemas a nivel digestivo. Por esta razón, se aconseja «reciclar» el pollo en ensaladas u otros platos fríos o, si de verdad es necesario recalentarlo, hacerlo lentamente a temperatura baja.

1

6) Setas

Cocer este producto natural es de por sí un asunto delicado: en primer lugar, si son de bosque (en las zonas donde el Servicio Forestal lo permite), deben ser revisados por un experto al fin de tener la certeza de que sean comestibles. Luego, es necesario quitarles los restos de maleza, gusanos y caracoles para finalmente ponerse a cocinar. Salteados, con pasta, con arroz, en la sartén con perejil, las setas son deliciosas en muchos tipos diferentes de preparaciones. El único problema de este alimento es que debe consumirse apenas preparado ya que, el proceso de recalentado, puede alterar sus propiedades causando hinchazón y dolor de estómago. Dejando de lado los casos en los que se las prepara en conserva, ya que así pueden estar almacenadas por mucho tiempo. 

2

5) Patatas

Pocos alimentos son tan ricos y económicos como las patatas, por eso, a menudo cuando las hacemos, siempre cocinamos más de lo debido y nos quedamos con sobras que después comeremos recalentadas en los próximos días. No es un problema tenerlas en la nevera, aguantan varios días, pero no deberían ser recalentadas. No sólo porque nunca tendrán el mismo sabor y consistencia, sno también porque en algunos casos pueden resultar tóxicas y causarnos problemas de digestión.

3

4) Apio

Lo mismo va para el apio, que también es rico en nitratos que se transforman en nitritos cuando son sometidos a altas temperaturas. Esta sustancia puede tener efectos cancerígenos sobre nuestro cuerpo, por lo que es recomendable consumir solo el apio recién cocido o, cuando sea posible, eliminarlo de los platos a calentar. ¡Además, crudo es riquísimo y muy saludable!

4

3) Espinacas

La espinaca también: contiene un alto porcentaje de nitratos que, con la alta temperatura, se transforman en nitritos, un compuesto muy perjudicial para la salud. Para evitar graves repercusiones en nuestro cuerpo, es aconsejable comerlos siempre frescos. Además, la espinaca -como todas las hojas- es un alimento delicado por lo que hay que tener mucho cuidado a la hora de cocinarla ya que bastan segundos de más para quemarla y que pierda su sabor y propiedades nutritivas. 

5

2) Remolacha

La remolacha, tal como las espinacas, es muy beneficiosa para la saludo, cuenta con enormes propiedades y beneficios para distintos órganos de nuestro cuerpo, pero también contiene nitratos que se convierten en nitritos cuando se calienta. También en este caso, es mejor consumirla cruda o recién cocida, en ensaladas o batidos de frutas y verduras. 

6

1) Huevos

También los huevos son un alimento delicado que, si no se lo conserva apropidamente o no se tiene en cuenta la fecha de caducidad, puede ser el causante de graves enfermedades o problemas estomacales. De todos modos, una vez cocido, el olor y el sabor de los huevos cambian cuando se recalientan. Mucho. Además, con las altas temperaturas algunos componentes pueden llegar a ser tóxicos, con efectos graves sobre la salud.

uova sode