Hoy en día en el supermercado, en cualquier momento del año que vayas, puedes encontrar todo tipo de frutas, verduras y hierbas aromáticas. Quizás lo único que no es posible encontrar son las sandías y los melones en diciembre, pero para el resto, puedes encontrar de todo.

Sin embargo – y obviamente – estos vegetales no tienen seguramente el mismo sabor y la misma consistencia que aquellos que han sido cosechados en la temporada correcta. Sin mencionar todos los daños en cadena que se producen al cultivar vegetales en un período del año que no les es natural.

Uso de productos químicos para estimular los cultivos, camiones y trenes que viajan por millas y millas para traer a nuestros supermercados vegetales que vienen desde muy lejos.

Aquellos productos que en cambio se cultivan en nuestro país, se cultivan en los invernaderos, sin ver tal vez jamás la luz del sol, por lo que no son sabrosos y, probablemente, no son tampoco del todo saludables.

Para superar este problema, no existe una solución más ingeniosa que congelar todo lo que la naturaleza nos ofrece durante el verano.

Descubramos juntos las 5 soluciones para tener frutas, vegetales y hierbas aromáticas frescas, incluso durante el invierno >>