No todo el mundo tiene la suerte de tener un aire acondicionado y a menudo, durante los días más calurosos, un simple ventilador no alcanza para refrescar la atmósfera de casa.

¿Entonces, cómo podemos resolver el problema del calor sofocante y del efecto sauna? Cada uno tiene sus propias técnicas, más o menos efectivas.

Sin embargo, incluso si no se posee un aire acondicionado, es posible refrescar el ambiente con algunas precauciones pequeñas y simples. Algunos ejemplos? Una manera de mantener fresca la casa es usar cortinas blancas, que reflejan los rayos del sol. Aunque no ayude exactamente a disminuir la temperatura, cubrir los sofás con sábanas blancas puede crear un efecto agradable en el hogar.

Y aunque no todos pueden permitirse comprar un aire acondicionado, con un poco de ingenio es posible crear uno en casa. ¿Cómo? Colocando simplemente un recipiente de agua fría con hielo frente al ventilador encendido: un método súper efectivo para esparcir aire fresco por toda la casa.

Descubramos en las siguientes páginas otros 5 trucos para mantener la casa fresca durante el verano