El café es un placer que acompaña los diferentes momentos del día: por la mañana acompaña la leche, a menudo se lo bebe para hacer una pausa, en el almuerzo se consume al terminar la comida y en la merienda para darnos una explosión de energía.

El café en Italia se toma en muchísimos modos diversos y uno de los más deliciosos, que ha entrado en los menús de casi todos los bares del mundo, es la crema de café. Como un helado «cremoso», la crema de café es excelente como refrigerio o para consumir un postre fácil al final de un almuerzo.

A menudo se la encuentra preparada en máquinas similares a las de las granitas, que sirven para mantener la crema bien cremosa y suave, pero en realidad una versión de la crema de café puede hacerse también en casa en modo simple. Lo que se necesita para ello en verdad muy poco y tampoco su preparación resulta muy compleja, solo se necesita aceptar un poco de ‘espera’.

Descubramos, en las siguientes páginas, cómo hacer la crema de café hecha en casa con solo 3 ingredientes >>