Es bien sabido que hay tiempos de maduración para cada alimento y alimentos acordes a cada etapa del año. De hecho, en los negocios de alimentos, esto es claramente observable: en los supermercados y tiendas encontramos diferentes frutas y verduras, las cuales varían en función de las diversas temporadas del año.

Sin embargo, el moderno sistema de producción, de transporte y de comercialización globalizado, ha logrado que los consumidores puedan encontrar casi cualquier alimento independientemente de la época del año. De este modo, se han ido borrando las diferentes temporadas de producción y de consumo de los alimentos. Pero, ¿ello representa un beneficio para la calidad de nuestra dieta y, por lo tanto, de nuestra salud?

Los más recientes estudios sobre el tema concluyen que en la mayoría de los alimentos analizados es posible observar, en las ultimas décadas, una pérdida de nutrientes. De hecho, se ha observado una disminución en los valores de vitamina C, riboflavina, potasio, calcio y hierro.