Advertisement

Hasta aquí las impresionantes vistas y los fuegos artificiales. La propuesta de matrimonio de Ben Affleck a Jennifer López «no fue nada espectacular», sino simplemente «la cosa más romántica imaginable«. La estrella del pop estadounidense describió el tierno momento en su último boletín informativo On the JLo. «El sábado por la noche, mientras estaba en mi lugar favorito del mundo (la bañera llena de burbujas), mi amor se arrodilló y me pidió que me casara con él», dijo.

«Como mi mayor sueño hecho realidad«, añadió Jennifer, que estaba tan emocionada en ese instante que no podía hablar. «Me pilló desprevenida. Le miré a los ojos, sonriendo y llorando, y me quedé sin palabras, así que me preguntó si mi silencio era un sí. Y le dije que definitivamente era un sí», reveló la artista, que ya estuvo cerca del altar con el actor en 2003: «Me di cuenta de que volvía a pasar, después de 20 años.

«Las lágrimas corrían por mi cara, me sentía increíblemente feliz: en una tranquila noche de sábado en casa, dos personas se prometen estar siempre ahí para el otro. Dos personas muy afortunadas, que tuvieron una segunda oportunidad para el amor verdadero». Y para no desencadenar una especie de cuenta atrás (como ocurrió, en cambio, en ocasión de su primera propuesta de matrimonio) esta vez los Bennifers podrían mantener sus planes en secreto, sin hacer oficial ni la fecha ni el lugar de la boda.

Advertisement

«No habrá declaraciones públicas sobre dónde y cuándo intercambiarán votos», asegura una fuente a Page Six. «Ben y Jennifer solamente anunciarán que son marido y mujer una vez que la celebración esté completa». Y pensar que hace 20 años, una semana antes de la boda, pospusieron la ceremonia «debido a la excesiva atención de los medios de comunicación». Para despistar a los periodistas, incluso se les ocurrió «contratar a tres novias ficticias» para enviarlas a tres lugares distintos: «Ahí nos dimos cuenta de que algo no iba bien».

Esta vez, puedes apostar, las cosas serán diferentes.