Cuando tenemos que lavar prendas particularmente delicadas preferimos confiar en las manos expertas de una tintorería, al fin de evitar posibles daños irreversibles en los tejidos. En particular, el lavado en seco es adecuado principalmente para las prendas de lana o seda y consiste en una técnica muy específica: lavar en la lavadora con un disolvente especial, sin utilizar ni siquiera una sola gota de agua.

Las lavadoras especiales utilizadas por las tintorerías permiten lavar con disolventes, eliminando las manchas y desengrasando sin necesidad de usar agua. Si bien ciertos lavados deben efectuarse prestando una mayor atención, también pueden ser realizados en casa, ahorrándose uno entonces los gastos de la lavandería, del detergente y de la energía eléctrica.

El lavado en seco de la ropa se puede hacer con productos naturales y fáciles de hallar, como el vinagre de vino blanco, el agua, el limón, la sal y el bicarbonato de sodio. Para el lavado en seco “hágalo usted mismo” se necesita también un paño de tela blanco y un paño de microfibra.

En las páginas siguientes descubriremos cómo efectuar este lavado ¡casi sin gastar un céntimo!