Advertisement

Sí, al contrario de lo que podría pensarse, Cameron Díaz dijo estas mismas palabras durante una entrevista con BBC Rule Breakers: «No pienso mucho en mi aspecto durante el día, aunque tengo millones de productos de cuidado personal en los estantes». Una revelación bastante sorprendente en un momento en el que el cuidado de la piel y todos los consejos posibles al respecto inundan las redes sociales.

La famosa actriz estadounidense lo subrayó aún más al decir que ha estado viviendo «como una bestia» durante los últimos ocho años. De hecho, después de protagonizar películas emblemáticas como Todo sobre María, Los ángeles de Charlie o Vanilla Sky, por nombrar algunas, en 2015 Díaz tomó la decisión deliberada de alejarse de los focos de Hollywood y de las fotos brillantes, rechazando compromisos multimillonarios. ¿Pero por qué? Según la actriz, no parece que haya habido un desencadenante concreto. Quería salir de lo que describió como una «trampa» y volver a estar en contacto con su verdadero yo.

Lejos de las alfombras rojas y los sets cinematográficos, la actriz dice sentirse por fin libre y orgullosa de su decisión de decir adiós a los estándares estéticos cada vez más estresantes y restrictivos impuestos por una sociedad ávida de perfección.

Advertisement

«He sido víctima de toda la cosificación y explotación a la que la sociedad somete a las mujeres«, confiesa durante la entrevista. Y es fácil imaginar lo complicado que debe ser para una persona, pero especialmente para una mujer, soportar toda esta presión en determinados momentos. Cameron Diaz expresa claramente el malestar que la acompañó durante esos años. «Es difícil no mirarse a uno mismo y no juzgarse en función de otros indicadores de belleza, y creo que esa es una de las cosas más graves…», reflexiona.

Afortunadamente, la ex estrella de Hollywood parece haber recuperado la tranquilidad que tanto había buscado y deseado. Ahora dirige su propia marca de vino, Avaline, que produce vino exclusivamente con uvas ecológicas. Además de esto, la actriz se dedica junto a su marido Benji Madden, guitarrista de la banda Good Charlotte, a criar a su hija, Raddix Madden, que nació en diciembre de 2019.