Cada uno de nosotros duerme en una posición particular, pero existen algunas posiciones que se usan más y que han sido, en primer lugar, categorizadas y, en segundo lugar, cuidadosamente analizadas.

Las investigaciones se han centrado en la interesante conexión existente entre la manera en que dormimos y nuestra psique: fue el profesor Chris Idzikovski, director del Sleep Assessment and Advisory Service  de Londres,  quien dirigió el «Learn to sleep well», es decir el «Aprende a dormir bien «, un análisis psicológico de las posiciones usadas a lo largo de la noche.

De hecho, al estudiar el sueño de un conjunto parcial de población compuesto por mil voluntarios, los resultados han sido en verdad sorprendentes.

¡Bien demostrado el famoso dicho «in vino veritas», aquí se demuestra la verdad!

Cuando el cuerpo descansa, entonces sí, es posible descubrir la verdadera esencia de un individuo. El equipo inglés demostró que los hombres y las mujeres analizados, que solían abandonarse en los brazos de Morfeo, podían ser comparados con el perfil psicológico que había surgido durante sus entrevistas.