Advertisement

Un nuevo ángel ha llegado al paraíso de Victoria’s Secret. Se llama Sofía Jirau y está destinada a hacer historia. La modelo puertorriqueña es la primera mujer con síndrome de Down contratada por una marca de ropa interior.

Sobre Sofia Jirau

La segunda de cuatro hijos, Sofía Jirau, nació en Puerto Rico el 26 de marzo de 1996. Debutó en el mundo de la moda cuando cumplió 23 años y desde entonces su carrera ha despegado rápidamente. Inmediatamente, comenzó a trabajar con los principales diseñadores y estilistas, atrayendo la atención de muchos de los principales medios de comunicación del sector. En febrero de 2020, se convirtió en la primera modelo con síndrome de Down en desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York.

Hoy en día, además de ser una modelo de éxito, también es empresaria. Ya en 2019, lanzó su propia tienda online llamada Alavett en la que se puede comprar ropa y accesorios. 

Su nombre ha dado recientemente la vuelta al mundo por su increíble nueva aventura: ser contratada por una de las marcas de lencería más famosas del planeta. Victoria’s Secret la eligió como testimonio para su línea de confort Love Cloud. Sofía Jirau ha roto así una nueva frontera, convirtiéndose en la primera modelo con síndrome de Down que firma un contrato con una gran marca de lencería.

Advertisement

Victoria’s Secret y su compromiso a la inclusividad

Sofia Jirau formará parte de un equipo de 18 mujeres que trabajarán juntas para promover la línea de confort Love Cloud. En un comunicado de prensa, Victoria’s Secret reafirmó su compromiso de acoger y celebrar a todas las mujeres. Se trata de un reposicionamiento de la marca que, desde hace unos años, ha ido desplazando a Victoria’s Secret hacia modelos poco convencionales.

Se trata de un cambio gradual, pero absolutamente revolucionario para una marca que se ha hecho famosa gracias a sus «ángeles». En el pasado, Victoria’s Secret elegía como testimonio a supermodelos con cuerpos esculturales. No se limitaban a desfilar en preciosa ropa interior, sino que tenían que seguir estrictas dietas y agotadores entrenamientos. Convertirse en un ángel significaba atenerse a unas normas estéticas prohibitivas, inalcanzables para la mayoría de la población, y entrar en un olimpo de modelos «más guapas entre las guapas» con contratos estelares.

Aunque no ha abandonado por completo los modelos tradicionales, desde hace unos años la marca ha decidido finalmente abrazar la creciente conciencia pública de la inclusividad. En la actualidad, las campañas publicitarias de Victoria’s Secret presentan modelos que reflejan lo más bello del mundo, la singularidad de cada individuo.