Los malos olores, la aspereza y la poca capacidad de absorción son defectos que se encuentran en muchísimos tipos de toallas, incluso en las nuevas. Después de una ducha refrescante y vigorizante, secarse con una bata de baño poco absorbente, maloliente o incluso áspera puede ser una sensación realmente desagradable. ¿De qué dependen estos problemas tan fastidiosos?

Las tinturas utilizadas en la fabricación de las toallas pueden hacer que éstas se vuelvan más ásperas con cada lavado. Sin embargo, la elección de tejidos más naturales no es una garantía de calidad: independientemente del material utilizado, las toallas pueden igualmente retener la humedad y emanar feos olores, lo que tiene come consecuencia la proliferación de bacterias.

Si están pensando en comprar esos productos químicos súper caros en el supermercado, que dicen tener quien sabe qué tipos de soluciones beneficiosas para vuestras toallas, están eligiendo el camino equivocado.

Para darles nueva vida basta solamente con usar esos ingredientes naturales que ya tienen seguramente en su casa y que funcionan de maravilla!

Descubran cómo tener toallas más suaves, más perfumadas y más absorbentes con estos 5 simples trucos: