Las flores de calabacín son aquellas flores que se encuentran en la punta del calabacín. Son consideradas como vegetales y, en cuanto tales, para ser degustadas pueden ser combinadas con diferentes ingredientes. Prácticamente cada acompañamiento puede hacerle justicia a esta deliciosa flor.

Quizás una de las recetas más conocidas y apreciadas, con las flores de calabacín, es hacerlas fritas. En este caso, las flores actúan como envoltorio de un delicioso relleno de mozzarella.

Sin embargo, este vegetal es delicioso por naturaleza e, incluso una combinación simple, le hace mostrar lo mejor de sí en la cocina. Lo importante, para obtener siempre un buen resultado, es limpiarlas bien y no cocinarlas demasiado.

De por sí, el delicado sabor y la liviana consistencia de las flores de calabacín nos sugiere de elaborarlas lo menos posible. Una cocción rápida, o su inclusión en una receta en un ultimo paso, es la forma correcta de mantener los nutrientes y el sabor de esta flor. Es por eso que una idea excelente es la de hacerlas en tortilla.

Para saber cómo pueden ser aprovechadas al máximo en una receta veraniega, incluso golosa, ¡debes ir a la página siguiente!