La cocina italiana se basa en la tradición y las recetas más famosas son a menudo también las más antiguas y las más difíciles de recrear en casa, porque están contaminadas por las diversas reinterpretaciones que de ellas se han realizado a lo largo de los años.

Una de las recetas más famosas del mundo es la de la salsa boloñesa: hecha con tomate y carne picada, parece simple de hacer pero, en realidad, es fácil que uno se aleje hasta en demasía de la receta original.

La receta original se puede encontrar fácilmente porque fue depositada en la Cámara de Comercio de Bolonia, por la delegación boloñesa de la Academia Italiana de la cocina, el 17 de octubre de 1982.

Pero, ¿qué se necesita para preparar una salsa boloñesa que sea lo más cercana posible a la original? El secreto está en los ingredientes. Para elaborar este tipo especial de salsa de carne, debes tener mucho cuidado al elegir las materias primas y, sobre todo, utilizar un ingrediente poco habitual cuando se piensa en una salsa.

Descubramos juntos cuáles son los ingredientes y los procedimientos necesarios para cocinar esta antigua receta >>