Advertisement

La 94ª edición de los Oscar pasará sin duda a la historia, pero no por una película. Durante la emisión mundial en directo, transmitida en España en la noche del 27 al 28 de marzo de 2022, fuimos testigos de una escena que sin duda marcará de forma indeleble la famosa ceremonia y, quizás, también la carrera de Will Smith.

Cachetada a Chris Rock

Durante un sketch, el cómico Chris Rock hizo una serie de bromas dirigidas a los famosos presentes en la sala. Entre ellos estaba Will Smith, que opta a la codiciada estatuilla por su película El rey Ricardo. El comediante se dirigió a la esposa del actor, Jada Pinkett Smith, con una broma sobre su aspecto físico.

Afligida de alopecia desde hace varios años, la compañera de Smith se ha afeitado el pelo y recientemente llevó a cabo una campaña de concienciación masiva sobre la enfermedad. Chris Rock le preguntó a Jada Pinkett Smith si su próxima película sería G.I. Jane 2 (una hipotética secuela de Private Jane, de 1997, en la que Demi Moore se afeitó el pelo).

La broma del humorista provocó cierta disconformidad en el público, pero pareció que el asunto se resolvería con una sonrisa forzada del actor y la mujer.

Advertisement

Sin embargo, unos segundos después, Will Smith se levantó, subió al escenario y le dio una cachetada a Chris Rock. De vuelta a su asiento, el actor despejó todas las dudas de quienes pensaban que se trataba de una broma pronunciando unas palabras de mucho peso: «Deja el nombre de mi mujer fuera de tu **** boca. El cómico, ante la consternación e incredulidad del público, se limitó a responder: «Lo haré».

Irónicamente, unos minutos después del escándalo, Will Smith volvió a subir al escenario, esta vez para recoger su primer premio Oscar. Durante su emotivo discurso, el actor pidió disculpas a la Academia y a sus colegas del público, diciendo: «El amor te hace cometer locuras”.

Las reacciones a la cachetada de Will Smith

La cachetada, retransmitida en directo en todo el mundo, dejará una huella indeleble en los Oscar de este año. Las imágenes han dado la vuelta al mundo y han provocado una avalancha de reacciones. Están los que se ponen del lado del actor, los que invocan la libertad de expresión de la sátira, los que hablan de la masculinidad tóxica y los que han creado memes memorables.

Los comentarios de los colegas también no tardaron en llegar. Uno de ellos fue Gabriele Muccino, que escribió en Twitter: «Lamento la forma en que Will logró arruinar la noche más importante de su vida. Nadie sabe la historia de ese nervio tan crudo que le hizo perder el control. Siempre sabe cómo salir de cualquier situación. El hecho de que haya tropezado ayer me duele».

En cualquier caso, la historia está destinada a permanecer abierta. Mientras que Chris Rock ha indicado que no presentará cargos contra Will Smith, la Academia ha emitido un comunicado condenando las acciones del ganador del Oscar. También dice: «Hemos iniciado oficialmente una revisión formal del asunto, y consideraremos otras acciones y consecuencias siguiendo nuestras normas de conducta y la ley de California.» Por lo tanto, el actor podría perder la anhelada estatuilla e incluso ser expulsado de futuras ceremonias.

Entre la masculinidad tóxica y el paternalismo

Lo que ha encendido el debate en las últimas horas no es tanto la broma en sí como la reacción de Will Smith y, sobre todo, el discurso que le siguió. Las palabras de Chris Rock fueron ciertamente de mal gusto, pero el mecanismo que se desencadenó es igual de malo. Una vez más asistimos a las acciones de un hombre que respondió en nombre de su esposa, sin pensar en las consecuencias y justificando la violencia como una prueba de amor.

En todo esto, la verdadera protagonista ha quedado así en la sombra, sin derecho a réplica, porque la escena se la han robado dos machos alfa: Chris Rock que se permite bromear sobre su enfermedad y Will Smith que asume el papel de «vengador de la noche» para defender a su amada. ¿Pero qué hay de la opinión de Jada Pinkett Smith? Tal vez, cuando el polvo se asiente finalmente, tenga la oportunidad de expresarlo.